Estamos acostumbrados a oír hablar de estadísticas.

Las palabras, registro, censo, cálculo, sondeo, nos son
muy familiares.  Todo se calcula por números,
cifras, olvidándonos, de que la mayoría de
las veces, no son de números, de lo que hablamos, son de personas, por ejemplo en
las listas  del paro, en accidentes de
cualquier  naturaleza, en las listas de espera de la
seguridad social, en la inmigración, no son cálculos,son personas, con nombre y
apellidos,  como en éste caso por ejemplo,
no son personas, pero también tienen nombres, sentimientos, penas y alegrías, quiero
decir, que estadísticamente, “existen en Canarias, un tanto por ciento, de
animales en mal estado, maltratados, abandonados a su suerte, no respetados y
peor aún, no habiendo sido queridos nunca”.

“Existen en Canarias, animales, con su propia identidad, con sus propia
personalidad, en mal estado, maltratados, abandonados a su suerte, no
respetados y peor aún, no habiendo sido queridos nunca”.

Y ya hay, quién me ha
preguntado, ¿por qué, habiendo tantos problemas con las personas, con los niños
que pasan hambre,  me ocupo de los
animales? Y yo he contestado con otra pregunta, ¿y por qué no? El que en mi vida, el tema de
los derechos de los animales, sea importante, y sienta una gran debilidad por
ellos, no significa que otras cosas no las sean también, como el paro, el
hambre, la inmigración, las guerras, y etc., etc. Y cada cual hace lo que puede
desde donde puede. Hoy en día, gracias a Internet se pueden hacer muchas cosas
buenas, sentaditos en nuestra silla, detrás de un PC. Y hay quién las hace, y
hay quién todavía no se atreve ni a planteárselo. Creo que los animales, tienen
el mismo derecho que nosotros, a vivir con un mínimo de dignidad. Como nosotros
tenemos el derecho, y la “obligación”, de cuidar de todo lo que nos rodea, y
nos ha sido regalado, y en ello incluyo a los animales.

Vivo en una isla en que la
situación de ellos, cada vez está peor, y parece que a muy pocas personas les
importa, nosotros intentamos hacer un poquito de algo bueno, en este tema,
porque es lo más cercano que tenemos, y presenciamos día a día. Pero no
solamente hablo de los animales de la isla de la Palma, estoy hablando de los
animales de todas nuestras islas. Sé, que en las otras islas las cosas no están
mucho mejor , y pese a que en muchas de ellas, si existen albergues, eso no
significa que la ciudadanía esté concienciada con el problema, y mucho menos la
autoridades.Os presento a algunos de
nuestros amigos, salvados la mayoría de una muerte segura, bien atropellados
por los coches, envenenados, o bien sacrificados. Incluyo sus nombres, para que
veáis que no son números, ni estadísticas. Los dos de arriba aún no tienen
nombre, porque siguen sin dueños, los estamos curando de sus heridas físicas,
pero sobre todo de sus heridas psicológicas. ¿Quieres ponerles un nombre?

Cleo, su
madre y dos hermanos murieron atropellados, a ella logramos salvarla.

Lu Y Tom, recogidos de las calles, adoptados por  Elfie y Christian.

Después está Laica, que se salvó de una eutanasia,  casi segura, y de milagro.

A continuación está Sol. El pollito recogido de una carretera.

Y Luz y Nora y Naún, y Marcel, y Linda, y Bolita,  etc. etc.

Atentamente.María.

Anuncios