Tijarafe: un caso de crueldad y un ejemplo de humanidad

Hace unos días, unos turistas que suelen venir a la isla de La Palma dos veces al año se
encontraron con un triste espectáculo cuando salían a hacer senderismo por el
barrio de La Punta,
en el municipio norteño de Tijarafe. Desde la orilla de un barranco, vieron al
otro lado del mismo una perra de raza pastor alemán que estaba colgando de una
pared, ahorcada por la cadena con la que estaba amarrada.

Las muestras de crueldad con los animales tienen que
ser objeto de denuncia pública.

Los turistas buscaron la manera de llegar hasta el lugar en el que estaba el
animal y, una vez allí, comprobaron que llevaba muerta varios días, ya que
estaba en avanzado estado de putrefacción. Pero ahí no termina todo, porque en
el mismo lugar había tres cachorros, hijos de esta perra. Por desgracia, uno ya
estaba muerto (de hambre y sed), otra cachorrita estaba echada, también
amarrada con una cadena tan enredada que apenas medía treinta centímetros, y
finalmente había un tercer cachorrito suelto. Las crías estaban en un estado
tan lamentable de desnutrición que daba horror verlos; seguramente no habían
comido ni bebido nada desde que su madre se ahorcó.
Los turistas cortaron el cable del que colgaba la perra para evitar que las
moscas y el mal olor afectara a los cachorros, y luego contactaron con los
miembros de ANDA Canarias Grupo La
Palma para ver que se podía hacer, decidiendo poner los
hechos en conocimiento de la Policía Municipal de Tijarafe, que no dudó ni un
instante en acompañarlos para proceder a la retirada de los animales. La propia
policía local ayudó a tomar las fotos necesarias para proceder a hacer las
pertinentes denuncias, una vez se supiera la identidad del dueño de los perros.

Es una vergüenza que unos turistas que visitan nuestra isla vean estas cosas
y que se vayan con la idea de que todos los palmeros son unos salvajes, cuando
la realidad es que que, gracias a Dios, cada vez hay más personas que se
preocupan por los animales y denuncian actos crueles como estos para que
quienes los cometen paguen por ellos. Queremos agradecer a Petra y Oliver, que
así se llaman los turistas que se encontraron con tan lamentable espectáculo,
todo lo que hicieron porque gracias a ellos hay dos cachorros que siguen
viviendo. Y también a la
Policía Local de Tijarafe, por su rápida intervención para
ayudarnos. Tanto el alcalde, Marcos Lorenzo, como los vecinos del municipio de
Tijarafe pueden estar orgullosos de unos agentes de policía tan sensibles como
eficientes. Los conocemos bien, porque este no es el único caso en el que han
intervenido. Por ello es preciso señalar que son un magnífico ejemplo a seguir
para los diferentes policías de los restantes pueblos de nuestra isla de La Palma. Ulli y Ángel.

Ulli y Ángel (ANDA CANARIAS Grupo La
Palma)

Anuncios