PROYECTO GRAN SIMIO PIDE A ROSA AGUILAR, NUEVA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE, QUE EL GOBIERNO ESPAÑOL CESE SUS MILLONARIAS AYUDAS A LOS BIOCOMBUSTIBLES TRAS LAS DECLARACIONES EL BANCO MUNDIAL Y FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

Esta petición se produce tras las declaraciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que han admitido que sacrificar alimentos para producir biocombustibles agravará la hambruna. Paul Ziegler, catedrático de la Universidad Central de Berlín, estimó lo que Proyecto Gran Simio lleva ocho años denunciando, que el uso de los combustibles es un crimen contra la humanidad, provocando la destrucción de millones de hectáreas de selvas tropicales.Estos organismos en su informe corrobora lo afirmado por esta organización, en que la situación del hambre se está tornando grave a raíz de que algunas naciones utilizan los alimentos para producir combustibles.

La Palma Aceitera se cultiva para obtener aceite para las industrias del biodiésel, la alimentación y la cosmética. Su producción ha aumentado enormemente en los últimos años debido a la fuerte demanda del mercado petrolífero, que utiliza este aceite para la fabricación de biodiésel.
El impacto fundamental de este combustible, según el Proyecto Gran Simio, es que las plantaciones de estas palmeras se realizan talando y quemando previamente zonas selváticas, lo que ha provocado la destrucción de decenas de millones de hectáreas de bosques tropicales, principalmente en Indonesia y Colombia, extendiéndose ahora a otros países latinos y al continente africano. Esta ONG, puntualiza que lo más sorprendente e indignante del uso de aceite de palma para fabricar biodiésel es que este combustible NO es ecológico. La deforestación causada en las selvas del planeta conlleva numerosos y graves
impactos ambientales y sociales, siendo una causa fundamental del cambio climático en nuestro planeta, provocando la pérdida de la biodiversidad animal y vegetal (esta última muy importante para fines farmacéuticos, alimenticios y como reservorios de CO2 ), desencadenando apropiaciones ilegales de suelos de indígenas y campesinos (con múltiples episodios de amenazas, torturas y asesinatos).

Además, se produce la quema de cientos de millones de toneladas de maíz, cereales, arroz y otros productos como el azúcar y la soja para producir biocombustibles, siendo esto según el Proyecto Gran Simio, un factor primordial en las fuertes alzas de los valores de los alimentos, con el consiguiente aumento del hambre y pérdida de biodiversidad alimentaría.En Indonesia el cultivo de la Palma Aceitera está provocando un enorme daño en las poblaciones de Orangutanes, tanto por la destrucción de su hábitat como por la persecución a la que estos homínidos son sometidos, con el fin de evitar que penetren en los
cultivos de Palma y se alimenten de sus frutos. En África se está destruyendo las mejores reservas naturales, en Colombia el asesinato y la expulsión de los campesinos, dueños legítimos de las tierras, es frecuente frente a las compañías palmeras, según denuncia el Proyecto Gran Simio.

“Pedimos encarecidamente a Rosa Aguilar, Ministra de Medio Ambiente, que ante la postura tomada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, por respeto a la biodiversidad del planeta y por no agravar la situación de hambre en el mundo, prohíba la importación y comercialización de los biocombustibles en España y promueva una iniciativa
en el Parlamento Europeo, para que se haga lo mismo en todo el continente. La Ministra no puede olvidar tampoco, los asesinatos de líderes indígenas y campesinos que a causa de las
plantaciones de palma de aceite y otros monocultivos para la obtención de
biodiesel y etanol, se producen hoy día en numerosas partes del mundo”

Ha declarado Pedro Pozas Terrados, Director Ejecutivo y Coordinador del Proyecto Gran Simio en España (GAP/PGS-España).Por todo ello, Pozas menciona que es inadmisible que en la actual situación de crisis económica que atraviesa nuestro país, se sigan dilapidando nuestros escasos recursos en un combustible que ha resultado ser un engaño descomunal, además de un desastre medioambiental y social de enormes dimensiones, pidiendo una vez más, el cese de ayudas a este combustible que se ha convertido en un grave peligro para la seguridad alimentaría.

Anuncios