El perro que sobrevivió al sacrificio

Cientos de personas de Estados Unidos y Canadá quieren adoptar un perro de Oklahoma, que sobrevivió a un intento de eutanasia.

El cachorro fue uno de los cinco perros callejeros que el centro de control animal de la ciudad quiso “poner a dormir”, sin éxito.
El oficial del caso Scott Prall encontró a uno de los perros con vida en un contenedor de basura a un lado de otros animales muertos y lo llevó a la técnica veterinaria Amanda Kloski.
“Estaba haciendo cabriolas alrededor. Él me oyó subir, levantó la vista y me vio”, dijo Prall.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dijo que inicialmente había encontrado al perro callejero cerca del refugio de animales y trató de sacrificarlo mediante dos dosis de la inyección letal de un sedante en una pata delantera y el corazón. Cada dosis debería ser suficiente para matar al perro, y la segunda inyección tuvo la intención de garantizar su funcionamiento.

El cachorro fue bautizado con el nombre de Wall-e, el popular personaje robot de Disney que, contra todo pronóstico, sobrevivió al abandono de los humanos en un ambiente extremadamente hostil.
Kloski está ordenando cientos de correos electrónicos y llamadas telefónicas de personas que quieren,  adoptar al afortunado perro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Así que mucha gente está interesada”, dijo Kloski. “Ahora pasamos el tiempo tratando de encontrar el mejor hogar para hacer efectiva la adopción”.

Sólo se trata de una anomalía en un procedimiento médico, pero la supervivencia de Wall-e, hace que el público vea el suceso como una especie de resurrección y triunfo de la vida sobre la muerte, es quizás esta la mayor razón para que sea el animal con más solicitudes de adopción hasta el momento.

En últimas, la vida siempre intenta abrirse paso, a pesar de muchos, a pesar de todo.

Anuncios